¿Liderar sin empatía?

Por Manuel Felipe Tamayo *

O mejor, ¿Es posible influir en los demás cuando no se tiene la capacidad de ponerse en sus zapatos? Tal vez esa sea la pregunta ampliada que tendría que responderse cualquier persona que esté a cargo de un equipo de trabajo…

La pregunta cobra validez porque no es un secreto que hoy por hoy nos desenvolvemos en entornos laborales cuadriculados, mecánicos y enfocados estrictamente hacia el cumplimiento de resultados corporativos, y no se puede ocultar que muchas compañías por el afán de cumplir con sus indicadores, plantean estrategias que desconocen las situaciones del entorno personal que por naturaleza afectan a los miembros de un equipo de trabajo, todo bajo la premisa de que lo único importante es alcanzar la cifra deseada y no el proceso para alcanzarla.

Es una lástima pero sí, en la práctica es posible liderar sin empatía, es decir, es factible movilizar a un grupo de personas hacia objetivos comunes de tipo empresarial sin necesidad de contemplar las situaciones particulares de cada individuo, desconociendo sus sentimientos, obviando sus gestos, descartando sus preocupaciones e invisibilizando sus temores y motivaciones.

Sí. Sí es posible liderar sin pensar en la gente y de hecho muchos de los gestores de proyectos empresariales actuales lo hacen utilizando como única herramienta su cargo y el poder que de este se desprende, sin embargo, el alcance de este liderazgo impuesto por la jerarquía empresarial es limitado pues aunque las personas harán lo que el líder les ordene por temor a perder su empleo (por ejemplo), a la hora de este exigirles compromisos adicionales para lograr objetivos blandos del negocio como insertar nuevos valores en la cultura organizacional, mejorar elementos del clima laboral o ejecutar procesos de creatividad e innovación, encontrará un barrera natural proveniente de seres humanos que nunca han sido tenidos en cuenta para algo más que cumplir indicadores.

Habrá que decir entonces que aunque es posible liderar equipos de trabajo sin la más mínima muestra de empatía, también es cierto que los negocios orientados por este tipo de gerentes están siempre en riesgo de crecer más lentamente, bien porque la gente no se siente estimulada a dar lo mejor de sí en términos de productividad o bien por que la rotación de personal causa re-procesos y curvas de aprendizaje moderadas.

Pero existe otra forma en donde la empatía es una de las principales armas de gestión y liderazgo empresarial. En esa vía  la empatía es comprendida como la capacidad de leer al otro e interpretar lo que le sucede a nivel emocional.

En esa ruta, los gerentes se interesan por la gente y reservan parte de su tiempo para llamar a sus colaboradores por el nombre y preguntarles por detalles básicos del día a día no laboral.

Esos espacios simples pero sinceros con cada persona le otorgan al gerente información suficiente para reconocer lo que vive y siente su equipo de trabajo y utilizar esa suma de realidades para el crecimiento de la empresa.

A diferencia del líder sin empatía, este gestor contempla el negocio como una fuerza de personas sensitivas que requieren ser comprendidas y valoradas. Ese líder empático suele gozar de credibilidad y gran poder de influencia es así como con simples palabras desencadena acciones transformadoras en los negocios a nivel duro (cumplimiento de metas) y blando (cultura del servicio, por ejemplo) porque sus colaboradores lo valoran y le creen tanto como él a ellos.

Por supuesto, el liderazgo empático no se trata de forzar el interés por saber más de los demás ni mucho menos consiste en involucrarse fuera de lo normal en la vida de los colaboradores. Se trata más bien de reconocer sentimientos en los otros y compartir (compasivamente) por un momento las sensaciones de la gente con la que se trabaja para tenderles la mano si es necesario  e intentar llevarlos a nuevos escenarios que los favorezcan a nivel individual y como miembros de un proyecto empresarial.

Algún buen líder alguna vez me dijo: "la empatía es la parte humana de la empresa".

¿Que opinan?

*Fundador & director de Empresas Creciendo Bien. Experto en gerencia de nuevos negocios, consultor certificado en modelación de negocios y creación de empresas. Docente y conferencista.


 

No hay comentarios

Agregar comentario

Debe ser Conectado para agregar comentarios.