Cinco mitos que le impiden crear su propia empresa

Por MANUEL FELIPE TAMAYO


Muchas de las personas con las que hablo terminan preguntándome que opino acerca de una idea de negocio o si creo que es pertinente crear una compañía en uno u otro sector.

Por lo general, son jóvenes profesionales con suficientes conocimientos y experiencia en un área de trabajo y que además cuentan con una familia y red amigos en los que pudieran apoyarse a la hora de emprender, sin embargo, y pese a que a algunos les expreso condiciones favorables de producto y mercado para adelantar su proyecto, no son muchas las personas que deciden poner a rodar sus ideas y crear su propia empresa.

Parece ser que al momento de tomar la decisión de dar sus primeros pasos como empresarios, aparecen de la nada una serie de mitos y falsas creencias que logran mantenerlos en el estado de comodidad en el que usualmente han vivido.

En este artículo les menciono algunos mitos frecuentes y mi percepción de realidad frente a ellos.

Mito # 1: Poner a andar una empresa requiere de mucho capital.

Realidad: no todas las empresas requieren de grandes sumas de dinero para ponerse en marcha. Si usted es ingeniero y desea constituir una empresa de auditorías, bastará con que al principio tenga los recursos para un buen computador y para hacerse a un buen par de botas que le permitan visitar las obras sin correr riesgos. Las demás acciones de la nueva empresa las podría incluso ejecutar en la oficina de sus clientes. Es cuestión de no limitarse y contemplar alternativas simples y flexibles para iniciar.

Mito # 2: No hay nada más seguro que el trabajo que tengo actualmente.

Realidad: cuando se está vinculado a una compañía en calidad de empleado se está todo el tiempo expuesto a un despido o bien por cambios propios de la organización o del entorno económico. En este caso, la sensación de seguridad es falsa en tanto nada depende del empleado y se está a merced de factores que a veces ni dominan los propios jefes.

Mito # 3: En caso de que fracase mi empresa seré objeto de juicios de mi familia y amigos

Realidad: La percepción del emprendedor que fracasa ha cambiado notablemente en la última década y quienes se atreven a poner en marcha un nuevo negocio son ahora vistos como personas valientes, perseverantes y enfocadas a la meta. La clave para vencer este mito consiste en trabajar tan duro y constante que, si por algún motivo el proyecto empresarial no funciona, usted y todo su círculo de apoyo entiendan que situaciones como esa ocurren por factores de riesgo que se asumen en todos los negocios, más no por falta de trabajo y disciplina. Todo emprendedor debe interiorizar que el fracaso es una variable transversal cuando se busca el éxito.

Mito # 4: Me tardaré mucho tiempo en tener la estabilidad económica que necesito para vivir.

Realidad: aunque los primeros años de cualquier empresa suelen ser de bajos rendimientos, no existe un tiempo promedio que determine cuando un emprendedor obtendrá los ingresos que desea. Muchas compañías se propulsan en cuestión de meses a razón de buenas alianzas que expanden la empresa rápidamente y otras organizaciones evolucionan lento mientras sus productos encuentran un lugar en el mercado. Finalmente todo dependerá de que es mucho tiempo para el emprendedor pues siempre se puede esperar un poco más si el fin es ser exitoso económicamente.

Mito # 5: No soy capaz de liderar una empresa

Realidad: nadie tiene la menor idea de orientar los destinos de una empresa hasta el primer día en que se está al frente de una. Es cuestión de asumir el papel de líder y en algunos meses, sin que ni siquiera usted se haya dado cuenta, estará defendiendo como el mejor de todos los gerenteslos intereses de su compañía.

No hay comentarios

Agregar comentario

Debe ser Conectado para agregar comentarios.